Comprender la alergia alimentaria en bebés

Comprender la alergia alimentaria en bebés

Las alergias alimentarias son un problema cada vez más común en los niños, y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ( CDC ) estiman que las alergias alimentarias en los niños aumentaron en un 50 por ciento entre 1997 y 2011. De 2005 a 2014, las visitas a la sala de emergencias para anafilaxia entre los jóvenes de cinco a 17 años aumentaron casi un 200 por ciento. Si bien las alergias alimentarias son preocupantes, hay muchos recursos disponibles para manejarlas y tratarlas en bebés.

¿Qué es la alergia alimentaria en bebés?

La alergia alimentaria en bebés es una reacción adversa del sistema inmunológico ante un alimento específico que se considera una amenaza para el cuerpo. Esto puede ocurrir después de ingerir o incluso simplemente estar en contacto con el alimento alergénico. Los síntomas pueden incluir erupciones cutáneas, hinchazón, dificultad para respirar, diarrea, vómitos y reacciones graves como anafilaxia. Algunos alimentos comunes que pueden causar alergias en bebés incluyen leche, huevos, frutos secos, soja y pescado. Es importante que las alergias alimentarias se diagnostiquen y traten adecuadamente para prevenir complicaciones graves.

Síntomas de alergia alimentaria en bebés

Las alergias alimentarias en bebés pueden manifestarse como reacción a ciertas proteínas o componentes alimentarios. Algunos de los signos y síntomas más comunes de alergias alimentarias en bebés son picazón o hinchazón de los ojos, erupciones cutáneas, urticaria, picazón e inflamación de la piel, calambres abdominales, diarrea, vómitos, problemas respiratorios, sibilancias o falta de aliento e hinchazón de los labios, la cara, la lengua y la garganta. Además, es notable la sensibilidad a ciertos alimentos, incluidos los alimentos picantes o con gas como el repollo, que pueden provocar un mayor llanto, alboroto o incluso una lactancia más frecuente para los bebés amamantados.

Tipos comunes de alergias alimentarias en bebés

Las alergias alimentarias pueden variar de leves a potencialmente mortales. Las alergias más comunes en los bebés son la leche de vaca, los huevos, el maní, las nueces de árbol, el trigo, la soja, el pescado y los mariscos. Los bebés también pueden ser alérgicos a ciertas frutas, verduras, cereales y especias. La alergia a las nueces y semillas está en aumento y es más común en bebés entre tres y cuatro años de edad.

bebé con alergia alimentaria

Tratamiento de alergias alimentarias en bebés

La mejor manera de tratar las alergias alimentarias en los bebés es identificar los alimentos a los que el bebé es alérgico y luego evitar estos alimentos. Para identificar las sensibilidades alimentarias, el médico del bebé puede sugerir piel, análisis de sangre por alergia y/o una dieta de eliminación donde los alimentos potencialmente alergénicos se evitan por un período de tiempo y luego se introducen uno a la vez y se monitorean para detectar reacciones. Si bien los padres pueden tomar medidas para proteger a su bebé de las alergias alimentarias mediante la introducción de un alimento a la vez y en pequeñas cantidades, También es importante recordar que la mayoría de los bebés superarán sus alergias alimentarias y tendrán una relación normal con los alimentos a los 4 años.

Manejo de la anafilaxia en bebés con alergias alimentarias

En casos graves, las alergias alimentarias pueden provocar una emergencia médica conocida como anafilaxia, que puede causar hinchazón, dificultad para respirar, latidos cardíacos rápidos y otros síntomas graves. Para prevenir y controlar la anafilaxia en bebés con alergias alimentarias, el médico del bebé probablemente le recetará un autoinyector de epinefrina y un plan de acción que lo acompañe. Los padres deben llevar los autoinyectores donde quiera que vayan y seguir de cerca el plan de acción para manejar una reacción severa si ocurre.

Prevenir la alergia alimentaria en bebés

Aunque no se puede prevenir completamente la alergia alimentaria en bebés, hay algunas medidas que se pueden tomar para reducir el riesgo:

  1. Introducción gradual de alimentos alergénicos: Algunos estudios sugieren que introducir gradualmente alimentos alergénicos en la dieta de un bebé desde temprana edad puede ayudar a prevenir la alergia alimentaria.
  2. Amamantamiento prolongado: La leche materna contiene proteínas y anticuerpos que ayudan a fortalecer el sistema inmunológico del bebé, lo que puede reducir el riesgo de desarrollar alergias alimentarias.
  3. Evite alimentos alergénicos durante el embarazo y la lactancia: Si tú o alguien en tu familia cercana tiene una alergia alimentaria, es posible que debas evitar los alimentos alergénicos durante el embarazo y la lactancia para reducir el riesgo de alergia en tu bebé.
  4. Evite fumar durante el embarazo y en el entorno del bebé: El humo del tabaco puede aumentar el riesgo de desarrollar alergias alimentarias en los bebés.
MUY LEÍDO   Dolor de riñón embarazada ¿Es normal?

La importancia de llevar un registro de los alimentos que consume el bebé para identificar la alergia alimentaria

Llevar un registro de los alimentos que consume un bebé es una parte importante del proceso de identificación de una alergia alimentaria. Este registro ayuda a los médicos y a los padres a establecer una relación entre la ingesta de alimentos y los síntomas de alergia que pueden presentarse. El registro debe incluir la fecha y la hora en que se dieron los alimentos, así como una descripción detallada de los alimentos consumidos y los síntomas observados. Además, es importante llevar un registro de cualquier medicamento o suplemento que se esté tomando y cualquier cambio en el estilo de vida o en el entorno. Llevar un registro de los alimentos que consume un bebé puede ser una herramienta valiosa para ayudar a identificar una alergia alimentaria y tomar medidas para prevenir futuros episodios.

Mitos y verdades sobre la alergia alimentaria en bebés

A continuación se presentan algunos mitos y verdades sobre la alergia alimentaria en bebés:

  • MITO: Las alergias alimentarias son comunes en los bebés.
  • VERDAD: Aunque la incidencia de las alergias alimentarias en los bebés está aumentando, aún no es común. La mayoría de los bebés no desarrollan alergias alimentarias.
  • MITO: La alergia alimentaria es una reacción exagerada o hipersensibilidad.
  • VERDAD: Las alergias alimentarias son una reacción del sistema inmunológico normal ante un alimento considerado una amenaza. La gravedad de la reacción puede variar desde una erupción cutánea hasta una reacción anafiláctica potencialmente mortal.
  • MITO: Las alergias alimentarias desaparecerán por sí solas con el tiempo.
  • VERDAD: Aunque algunos niños superan las alergias alimentarias con el tiempo, muchos no lo hacen y deben continuar evitando el alimento alergénico a lo largo de su vida.
  • MITO: Las alergias alimentarias son causadas por la falta de higiene.
  • VERDAD: La causa subyacente de las alergias alimentarias es una combinación de factores genéticos y ambientales, no la falta de higiene.

En resumen

Las alergias alimentarias en los bebés pueden ser preocupantes, pero la mayoría de las reacciones se pueden manejar con éxito con el conocimiento y las herramientas adecuadas. Comunicarse regularmente con el médico del bebé y observar de cerca las reacciones alimentarias son pasos importantes que los padres pueden tomar para garantizar la seguridad y el bienestar de su bebé frente a las alergias alimentarias.

Valoración: 5/5 - (5 votos)

Similar Posts